Los 10 errores que las parejas jóvenes cometen en el sexo

Hay investigaciones que sugieren que las mujeres alcanzan su pico sexual en torno a los 30 años, así que, ¡felicidades!

Sin embargo, esto no significa que no haya obstáculos en la cama. A continuación, varios asesores sexuales comparten los 10 errores en el sexo que cometen con más frecuencia las personas que rondan la treintena y cómo superar estos problemas.

1. Acomodarse a un sexo perezoso.

"Todo el mundo adopta rutinas, por lo que puede ser fácil caer en esta trampa con el sexo. Las personas que practican sexo perezoso se desvisten rápido, huyen de los tocamientos sexuales y de los besos apasionados y van directamente a las principales fuentes de orgasmo. El sexo perezoso carece de exploración y de creatividad y eso influye en la motivación sexual. La solución no consiste en sacar más tiempo para el sexo. Consiste en utilizar el tiempo que tienes y en buscar el placer de forma sabia". ― Shannon Chavez, psicóloga y terapeuta sexual en Los Ángeles (EE UU)

2. Colapsar cuando no sientes deseo.

"El deseo puede ir y venir en una relación seria, así que es importante no entrar en pánico cuando no lo sientes. A veces, practicar sexo de forma medianamente regular puede ser suficiente para traer de vuelta el deseo". ― Stephen Snyder, terapeuta sexual en Nueva York y autor de Love Worth Making: How to Have Ridiculously Great Sex in a Long-Lasting Relationship.

3. No prestar atención a la vida sexual cuando tienes un bebé.

"Obviamente, los bebés y los niños requieren mucha atención, por el día y por la noche, y suelen dejar agotados a sus padres. Dicho esto, si tú y tu pareja no habéis practicado sexo en mucho tiempo y os parece mejor iros a la cama temprano en vez del sexo, tratad de quedaros despiertos para conectar. Centraos en las necesidades del otro. Esto limitará la necesidad de que uno de los dos trate de buscar el placer fuera. Pensad que vuestra relación es vuestro primer hijo. Dadle el cuidado que necesita". ― Laurel Steinberg, psicoterapeuta y profesora adjunta de Sexología en la American Academy of Clinical Sexologists.

4. Tomarse el sexo demasiado en serio.

"El sexo en una parte importante de la salud y el bienestar general, pero no hay que llegar al punto de perder la parte divertida y el juego. Si no te lo estás pasando bien, la cosa puede volverse seria y hacer que te critiques a ti mismo o a tu pareja. Mostraos abiertos a diferentes tipos de sexo y no seáis tan perfeccionistas. Salid de vuestra cabeza y meteos más en vuestro cuerpo. El único objetivo del sexo debería ser el juego consentido que implica dar y recibir placer". ― Chavez

5. No concentrarse en el clítoris.

"La mayoría de las mujeres hetero creen que necesitan alcanzar el orgasmo a través del coito pene-vagina. Pero lo cierto es que el 97% de las mujeres necesitan algún tipo de estimulación directa del clítoris para llegar al orgasmo. La mejor forma de aprender a tener orgasmos es masturbarse y explorar tu propio cuerpo. Una vez que descubras tu propia capacidad para gozar del sexo, serás capaz de comunicárselo a tu pareja. No pasa absolutamente nada por que los miembros de la pareja alcancen el orgasmo en momentos diferentes. Tu pareja puede tener un orgasmo primero, y luego centrarse en tu orgasmo a través de los dedos, de juguetes o de sexo oral. Todo esto requiere un entendimiento del clítoris". ― Angela Skurtu, terapeuta sexual y autora de Helping Couples Overcome Infidelity: A Therapist's Manual.

6. Tener una aventura en vez de reconsiderar el sentido de la monogamia.

"Muchas personas de 30 años o más se encuentran en relaciones en las que el sexo ya no funciona pero la relación sigue siendo fuerte. Puede que hayan tratado de arreglar su vida sexual sin salir de la monogamia, pero la cosa sigue sin funcionar y entonces se ven ante la alternativa de dejar la relación y explorar vías separadas, o dejar el sexo en pareja. Algunas personas optan por la infidelidad porque hay muchos aspectos de la relación primaria que valoran y no quieren perder.

Cada vez trabajo con más parejas que empezaron su relación con sueños de una larga vida monógama, pero que ahora se están planteando (o practicando) la no monogamia consentida. No todo el mundo puede tener un matrimonio abierto, y además hay que tener un espíritu pionero, pero, por mi experiencia, eso es más valiente y sincero que recurrir a la infidelidad. A veces es posible externalizar la culminación de las necesidades sexuales mientras se mantiene una relación funcional y satisfactoria. A veces el proceso de abrir una relación crea una nueva energía erótica que puedes llevar también a casa". ― Ian Kerner, terapeuta sexual en The New York Times y autor de Ellas llegan primero: El libro para los hombres que quieren complacer a las mujeres

7. Potenciar el sexo doloroso.

"Especialmente después del nacimiento de un bebé, algunas mujeres experimentan dolor durante el coito. Practicar sexo con dolor lleva a un menor deseo sexual y a querer evitar el sexo. En vez de eso, animaría a todas las mujeres a ir al menos a una sesión de terapia física para fortalecer el suelo pélvico. Si el dolor persiste, un fisioterapeuta te puede ayudar a que el sexo resulte más placentero y menos doloroso". ― Skurtu

8. No dar prioridad a la intimidad, aunque suponga planificar el sexo.

"Cumplidos los 30, tendemos a acumular muchos compromisos, entre las responsabilidades del trabajo, la familia y una mayor presión económica. Así que muchas parejas sucumben a esta presión y acaban dejando menos y menos tiempo para su relación. Pero la vida sexual necesita tiempo, energía y atención para crecer. Por irónico que parezca, cuando la pareja tiene una mejor vida sexual y romántica, también tiene más energía para cumplir con otros compromisos". ― Vanessa Marin, terapeuta sexual.

9. No masturbarse.

"El sexo en pareja y la masturbación son dos actividades diferentes. Aunque seas sexualmente activo con una o varias parejas, no quiere decir que debas dejar de masturbarte. La autoestimulación prima la respuesta de excitación del cuerpo y te pone en contacto con él. Es una gran forma de tomar plena conciencia (conocido como mindfulness), lo cual mejora el humor y puede ayudar a conciliar el sueño. También aporta una conciencia sexual que puedes utilizar para guiar a tu pareja para que participe en tu placer". ― Chavez

10. Comparar tu vida sexual con la de tus amigos.

"Es muy común que la gente que habla de sexo con sus amigos se quejen de que su vida sexual no da la talla. La vara con la que se mide la cantidad adecuada de sexo en una relación tiene que basarse en la cantidad que os resulta adecuada a ti y a tu pareja, no a nadie más". ― Steinberg.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' EEUU y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano

Comparte este artículo